Por Jason Apps, CEO de ARMS Reliability

bigstock--186332023Cuando se trata de la gestión de activos, muchas organizaciones continúan viéndose obstaculizadas por los altos costos, un alto volumen de fallas no planificadas y, en última instancia, un nivel de riesgo inaceptable. ¿La razón? Hay una pieza que falta en su rompecabezas de gestión de activos.

Esa pieza se llama Estrategia de Gestión de Activos (ASM, por sus siglas en inglés). Es un componente simple, pero vital, de cualquier iniciativa de gestión de activos o mejora de confiabilidad.

Hay tres preguntas que puede hacerle a su organización para ver si la ASM sería favorable:

  • ¿Conoce si actualmente está ejecutando todas las estrategias en su sistema EAM y en el intervalo establecido? (Y, de no ser así, ¿sabe a qué nivel de riesgo está expuesto?)
  • ¿Las estrategias en su sistema de EAM (Enterprise Asset Management) se alinean con sus estrategias acordadas o las mejores estrategias de su clase, en todos los activos? (Y, de no ser así, ¿sabe a qué nivel de riesgo está expuesto?)
  • ¿Su plan de mantenimiento cubre todos los fundamentos del cuidado del equipo básico y los requisitos legales o reglamentarios de todos los activos?

Responder ‘no’ a una o más de estas preguntas envía una clara señal de que obtendría un valor inmediato al implementar ASM.

Entregando confiabilidad eficaz

Una vez que un activo ha sido seleccionado e instalado, su confiabilidad contínua está determinada por dos cosas: cómo se opera y cómo se mantiene.

Dejando de lado las operaciones por un momento, la forma en que mantiene un activo afectará directamente su rendimiento. Y para decidir cómo y cuándo se realiza ese mantenimiento, necesita una estrategia. Por lo tanto, el rendimiento de un activo comienza con una estrategia de mantenimiento. En el nivel más básico, no hay muchas opciones para establecer una estrategia. Puede decidir ejecutar una tarea a intervalos regulares para prevenir o predecir una falla; o puede monitorear el activo para detectar mecanismos específicos de falla, con una alarma o alerta activada en caso de que medidas correctivas sean necesarias.

Suena bastante fácil. Sin embargo, muchas organizaciones establecerán una estrategia , posterior a la instalación del activo, y lo dejarán así. No hay gestión contínua de esa estrategia. La implicación de esto es que, con el tiempo, la estrategia puede dejar de ser apropiada sobre cómo se utiliza el activo. O bien, alguien puede cambiar la estrategia sin la debida revisión o justificación. Piénsalo. Si alguien ingresa al sistema EAM y cambia el intervalo de uno de sus planes de mantenimiento sin ninguna revisión, y resulta ser un cambio inapropiado, imagine el riesgo para su empresa.

Dado que la estrategia es el principal impulsor del rendimiento de los activos, debe administrarse de manera efectiva para garantizar que siga siendo óptima durante la vida útil del activo.

ASM es el proceso que necesita para implementar confiabilidad.

ASM es un proceso que se integra con la gestión de trabajo, pero con un objetivo muy diferente. Mientras que la gestión de trabajo se trata de la ejecución eficiente del mismo, ASM se trata de asegur de que se esté ejecutando el trabajo correcto, todo el tiempo.

Muchas organizaciones han intentado sin éxito abordar el ASM dentro de su proceso de gestión de trabajo. La razón por la que éste enfoque no ofrece resultados es que ASM y la gestión de trabajo tienen objetivos muy diferentes y, por lo tanto, requieren activadores, recursos, datos y soluciones técnicas completamente diferentes para que sean eficaces.

Además de ofrecer un rendimiento y una gestión de riesgos óptimos de forma continua, ASM también ofrece beneficios que están fuera del alcance de muchas organizaciones:

  • Una estrategia de mantenimiento estándar, consolidada y basada en componentes impulsando la consistencia de la estrategia pero permitiendo un contexto operativo local.
  • Una compilación consistente de datos maestros para todos los planes y materiales que respaldan la ejecución.
  • Identificación de riesgo no deseado.
  • Detección automática de dónde enfocar iniciativas de mejora.
  • Rápido despliegue de cambios relevantes de la estrategia en toda la base de activos.

Las organizaciones suelen ver una mejora inmediata en el rendimiento y la reducción de los costos en la implementación de ASM. La claridad generada a partir de un programa ASM también puede mejorar la gestión de trabajo, porque el objetivo del proceso de gestión de trabajo se vuelve singular y claro, lo que permite a la organización trabajar de manera más eficiente.

¿Cómo encaja la gestión del rendimiento de los activos (APM, por sus siglas en inglés)?

Algunas organizaciones pueden estar familiarizadas con APM, la cual se centra en mantener la salud y condición de los activos. APM administra el desempeño continuo de los activos al monitorear las condiciones o los datos de desempeño actuales y alertando a la organización cuando se requiera una intervención para evitar un fallo inminente.

Los tipos de monitoreo van desde una evaluación periódica realizada por un técnico hasta dispositivos de monitoreo continuo de parámetros múltiples. Sin embargo, la intención es la misma: comprender la condición, determinar si esa condición se está deteriorando e identificar cualquier falla inminente para que se pueda programar la rectificación en el flujo de trabajo. Y, al hacerlo, evitar ese fracaso.

Recientemente, el costo de las tecnologías que soportan el monitoreo en línea de los parámetros operativos de los activos ha disminuido, lo que lleva a una adopción a gran escala de las herramientas de monitoreo en línea. APM, como resultado, se está volviendo más barato y más fácil de realizar. Son buenas noticias para las organizaciones, pero es importante recordar que estas herramientas de monitoreo no se encargan de la estrategia.

ASM trabaja junto a APM para asegurarse de que las estrategias de mantenimiento de rutina y las estrategias de activos de por vida sean las mejores y estén alineadas con los requisitos de rendimiento de la planta. Utiliza una base consolidada de Datos Maestros de Confiabilidad que se implementa y conecta en toda la base de activos. Cualquier actualización de la estrategia debe seguir un proceso para garantizar que el cambio sea efectivo (en función de los datos, cuando corresponda) con un flujo de trabajo para asegurar la revisión, aprobación e implementación. Esto puede resultar, donde corresponda, en un solo cambio local, impulsando la actualización de los Datos Maestros de Confiabilidad corporativos, y el cambio resultante se implementará automáticamente en toda la base de activos.

ASM también puede ayudar a identificar dónde es rentable y práctico implementar el monitoreo o APM. Por lo tanto, junto con la gestión del trabajo, tiene un circuito cerrado para el mantenimiento de la confiabilidad.

Entonces, ¿por dónde empiezas?

La mayoría de las organizaciones ya tendrán un proceso de gestión del trabajo en marcha. Idealmente, este proceso se ha refinado para garantizar que los activos se mantengan y se reparen rápidamente para minimizar el tiempo de inactividad.

Pero si se toma en serio el mantenimiento de los activos, su próximo paso es implementar un plan ASM. Es la forma más efectiva de ofrecer mejoras, reducir costos y mejorar sus procesos de administración de trabajo existentes.

¿Por qué? Porque cualquier proceso de confiabilidad debe comenzar con una estrategia alineada con sus objetivos de desempeño. Esta estrategia debe ser la mejor de su clase y administrada de manera continua, sin implementar cambios antes de su revisión y aprobación. De la misma manera, si se realizan cambios efectivos en la estrategia local, es un desperdicio no distribuir electrónicamente ese cambio a todas las instancias relevantes de ese activo.

La implementación de un proceso ASM pone a la organización nuevamente en control de la administración de activos e impulsará continuamente la ejecución de las mejores estrategias en toda la base de activos.

www.armsreliability.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Post Navigation