Cuando el “Mantenimiento Centrado en Confiabilidad” (RCM) comenzaba a llegar a las organizaciones, muchos sugirieron que RCM representaba un “Monstro Consumidor de Recursos”. Desarrollar y revisar una estrategia de confiabilidad era una gran labor. Para muchos, lo sigue siendo.

double exposure of woman labor and factory exterior. industrial technology concept.El problema es que los recursos de confiabilidad son limitados; también limitados son el acceso a los expertos del equipo especializado para soportar la revisión, validación, y optimización de cualquier estrategia nueva o actual de confiabilidad.

Debido a esto, las organizaciones están siempre procurando nuevas maneras de reducir el esfuerzo.

El Problema con Contento Genérico

Una manera de acelerar el análisis es utilizar bibliotecas o plantillas de Análisis de Modos de Fallo, Efectos y Criticidad (FMECA), y/o listas de tareas asociadas. De hecho, muchas organizaciones intentan utilizar contenido genérico de bibliotecas o plantillas, en forma completa, sin actualizaciones para reflejar el contexto operacional específico para un activo dado.

Sin embargo, esta táctica tiene limitaciones. Se puede crear contenido genérico, pero cada elemento solo puede representar un valor típico o medio. Entonces, cuando uno aplica el contenido genérico, uno debe revisar y actualizar los parámetros para reflejar el activo especifico que está siendo analizado.

El contexto opercional especifico de un activo dictará los aspectos importantes como las características de falla, la vida útil, los efectos de falla, las duraciones de tareas, y los materiales usados. Estos determinan cuales tareas rutinarias se deben hacer, y a qué intervalo.

El riesgo en utilizar contenido, sin modificaciones, es que no es una representación precisa de aquel activo especifico. La estrategia de confiabilidad que resulta no es óptima o alineada al activo. Si estos planes están implementados, su equipo de mantenimiento rápidamente perderá la confianza en el equipo de confiabilidad.

El Costo de Actualizar el Contenido para Cada Activo

Para vencer el problema de depender solamente en el contenido genérico, muchas organizaciones empiezan con el contenido genérico, FMECA, o lista de tareas y después lo modifican para acomodar el activo especifico. Esto es un paso necesario para asegurar que la estrategia de confiabilidad que resulta es emparejada al activo especifico.

En casi todas las instancias, esto proceso crea una separación definida entre el contenido genérico y las estrategias de confiabilidad que resultan para cada activo. Cuando hay un cambio al contenido genérico, ya no hay una coincidencia y entonces, no hay conexión.

Esto genera problemas enormes de productividad y barreras al aprendizaje continuo y la evolución de las estrategias de confiabilidad. Cuando el contenido ya no es genérico sino es especifico a un activo, los datos específicos son difíciles e ineficaces de manejar. Simplemente no apoya efectivamente el mejoramiento continuo a través de un base de datos integral.

El Camino Adelante: Utilizar Contenido Genérico como Bloques de Construcción

Lo que es necesario es un conjunto de datos digitalmente conectados, con contenido genérico usado como los bloques de construcción, pero con modificaciones permitidas en un nivel local para representar los activos específicos. En la “Gestión de Estrategias de Activos” (ASM), referimos a estas técnicas como “estrategias bases” y “variaciones locales”.

El concepto de estrategias bases es tener una alta calidad, un FMECA base estructurado, representando cada tipo de componente. El contenido de la estrategia base tendrá también modificadores de estrategia basados en la criticidad, el contexto operacional y la marca o modelo del componente. Cada FMECA es asignado para un tipo de componente y utilizado en cualquier lugar donde el tipo de componente esté instalado.

Cuando la estrategia base sea conectada a un activo especifico, la estructura base es utilizada al lado de cualquier modificación basada en la criticidad de este activo especifico incluyendo su contexto operacional y tal vez la marca o modelo del componente. Sin embargo, cualquier ajuste muy específico obligatorio para un activo puede ser hecho y conservado como variaciones locales. La conexión a la estrategia base es mantenida, simplemente con algunas variaciones locales.

¿El beneficio? Una estrategia basada en FMECA esta mantenida todo el tiempo para un tipo de componente. Las variaciones locales están permitidas basadas en los requisitos de activos específicos, pero en cualquier instante en el futuro, un cambio global a la estructura base del FMECA, causas, descripciones de tareas, y etc., pueden ser implementados a través de toda la base integral de activos.

Cualquier variación local hecha por un sitio particular o un equipo también puede ser revisada e incorporada en la estrategia base para el despliegue en todos los componentes similares, fomentando una estrategia de confiabilidad segura, que aprende, evoluciona y continuamente mejora para todos los activos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Post Navigation